CÓMO CONQUISTAR A UNA MUJER POR CHAT

¿CÓMO PUEDO SABER SI FUI REALMENTE ABUSADO DE NIÑO O NIÑA?

CÓMO ES EL AMOR DE LOS 50 AÑOS EN ADELANTE

Son las SOBREVIVIENTES quienes crean la posibilidad de éxito una a la otra. Son las SOBREVIVIENTES quienes producen la esperanza y la comprensión en todo esto. Deseo que más sobrevivientes vean esto y puedan sentirse llamadas a cooperar con esta génesis, en lugar de sentirse deprimidas, avergonzadas y dañadas para siempre. Sin sobrevivientes nadando hacia arriba a la luz, ninguna curación sería posible para ninguna de nosotras. Como terapeuta, vivo para ese momento, y me inspira ver la transformación que hacen mis clientes cuando su violación deja de ser su "carga cuesta arriba" y cruzan la cumbre. Este punto de transformación de víctima a sobreviviente deja de ser una mancha distante en el horizonte, y se convierte en su orgullo aquí y ahora, su cima de la montaña.

.

sábado, 31 de mayo de 2014




Cuando por primera vez tienes esa sensación de que algo anda mal psicológicamente, lo más probable es que no quieras enfrentarlo. De hecho, es mucho más fácil apartarlo suavemente a la basura, con la esperanza que sea sólo una casualidad. Esto funciona a menudo, porque  ocurre lo inesperado, y no son necesariamente parte de un patrón más amplio. Pero cuando usted está tratando con los primeros síntomas de un trastorno del estado de ánimo, tratar de ignorar estas señales podría empeorar las cosas.

La historia  de Adela

Adela le fue bastante bien hasta los diecisiete años. No es que la vida era perfecta, pero hasta ahora no se había dado ningún trauma importante. Ella veía al mundo lleno de posibilidades. Le encantaba la música y el arte, y sus maestros le aseguraron que tenía talento.

A principios de la primavera de su tercer año, la energía creativa de Adela ardió con fuerza renovada. Con frecuencia  se quedaba pintando en plena madrugada, y estaba emocionada de que ella pudiera hacerlo sin que afectara su rutina diaria. Los colores eran vivos con intensidad y cada pintura engendraba otra. Las posibilidades artísticas parecían interminables, mientras que las obligaciones de las tareas aburridas y ordinarias, y las horas de clase parecían en aumento inútiles.


Después de dos semanas sus padres se dieron cuenta de que este nuevo comportamiento no era  tan sólo una fase pasajera. La pintura consumía todo el tiempo de Adela, y parecía ser la única cosa que le interesaba hablar. Su forma de hablar  era cada vez más rápida e intensa. Este no  era la voz suave de Adela  que sus padres estaban acostumbrados escuchar, y realmente les preocupaban los cambios. Comenzaron hablar con Adela sobre cómo buscar ayuda, pero lo único que ganaron es discutir con ella desafiándolos. Insistiendo en que ella tenía todo el tiempo necesario para realizar su trabajo escolar - y ella lo creyó también. De hecho, pensó que podía hacer casi cualquier cosa si ella se ponía las pilas. Adela estaba emocionada. Se sentía mejor que nunca. Pero sus padres estaban preocupados. No habían visto anteriormente este comportamiento de ella.


En un par de semanas, las cosas verdaderamente se aclararon. Los pensamientos de Adela llegaban muy rápido, y la intensidad de los colores de su pintura la distraían tanto, que era difícil para ella crear una pieza que no fuera un caos visual. En un momento  su energía física llegó a ser tan inmensa que sentía que estaba a punto de explotar. Parecía que su única opción viable era correr por la casa gritando, esperando desesperadamente que pudiera disipar un poco la presión que la estaba abrumando. Pero ella no podía. Todo se convirtió en una borrosa pesadilla: la policía ... la ambulancia ... su madre llorando ... las restricciones físicas ... siendo ingresada ​​en la unidad de psiquiatría del hospital a las 3 am.


A medida que  las drogas inyectadas empezaron a estabilizarla, Adela sintió como si algo le había aplastado su cerebro. No podía pensar o hablar fácilmente. Permaneció en este estado sin expresión durante varios días, era como haber quedado en una animación suspendida.

Con el tiempo la medicación antipsicótica se redujo y  se le añadió un estabilizador del ánimo. Durante una reunión con sus padres y su psiquiatra, le dijeron que tenía un trastorno bipolar. Ella  se quedaría en el hospital durante un par de días y luego volvería a casa a realizar algunas actividades de su rutina diaria.

Realmente una suerte volver a la normalidad: la escuela, los amigos, práctica de la banda y de la cena con la familia. Un nuevo elemento que se añadió fueron sus visitas semanales con el Dr Menéndez. A ella le gustaba el Dr. Menendez. Era fácil hablar con él y Ashley con frecuencia salía e las sesiones sintiéndose más normal. Sin embargo,  cada semana se apartaba un momento para hablar sobre el tema de los medicamentos y la importancia para Adela de seguir usándolos. Dr. Bradley le aseguró que probablemente sería capaz de permanecer estable y continuar con la mayoría de los aspectos de su vida, siempre y cuando ella  tomara su medicación y  tuviera un horario regular de sueño .

Para el final del año escolar, Adela sintió que poco a poco estaba aceptando esta cosa llamada trastorno bipolar, aunque la mayor parte del diagnóstico se mantuvo más o menos en secreto. Aparte de su consejero de la escuela, algunos profesores, y su familia, nadie más sabía de su crisis y la hospitalización. Ella le dijo a sus amigos que había estado en casa con un mal cuadro gripal.


De vez en cuando ella quería ser capaz de compartir lo que estaba pasando, pero la perspectiva de decirle a alguien daba miedo. ¿La gente pensaría que estoy loca?¿los chicos se alejarían de mí?¿Las familias del vecindario tendrían la confianza de dejarme cuidar a sus hijos? A pesar de todo lo que había leído en internet sobre el trastorno bipolar, tenía la esperanza que desaparecería gradualmente y ella algún día volvería a su estado normal sin la locura la que siempre estaba expuesta.

Así que ella se esforzó por “ser buena" y cumplir con lo que le decían y, en muchos aspectos, esto funcionó. Pero por mucho que lo intentó, no pudo volver a pintar. Por supuesto, la forma y proporción en el lienzo todavía eran buenas. Ella ciertamente sabía cómo mezclar colores. Pero había algo en su energía creativa que ya no podía conectar. Trató de cambiar de pinturas al óleo a los acrílicos. Ella intentó pintar en la mañana en lugar de por la noche. Con el permiso del Dr. Bradley,  trató incluso de interrumpir la baja dosis del antipsicótico que había tomado antes de acostarse. Pero nada sirvió. Era como las drogas habían quitado algo y no podía encontrar la manera de regresar a la pasión que tanto había disfrutado.


Sin esta cualidad específica de creatividad, todo  lo demás que había sido positivo en la vida de Adela se sentía como si no importara. Poco a poco se deprimió y la energía se debilitó. Por primera vez,  le pasaron por la mente con pensamientos de suicidio. El Dr. Menendez le  recetó algunos antidepresivos, lo que la ayudó. Por lo menos la depresión desapareció. Pero la falta de expresión y la ausencia  de creatividad continuó. Adela miraría las piezas que había hecho hacía 6 meses antes, y se sintió como si estuviera mirando obras de arte creadas por un extraño.
Glenn Close "Nunca sospeché que mi hermana fuera bipolar, nadie le prestó atención"

A principio de su último año de preparatoria  estaba luchando con la realidad de las próximas aplicaciones de las universidades. Durante las vacaciones de Navidad de su tercer año de preparatoria, ella y su familia habían visitado varias universidades con programas sólidos de bellas artes. Ella siempre había sabido que el arte no era una opción muy práctica, a pesar de que sus padres habían cultivado sus deseos artísticos y había aprendido que era mejor perseguir sus sueños que botarlos sólo por ganar más dinero. Pero sin pasiones  que seguir, ¿cómo iba a elegir su universidad? Si no era la escuela de arte , entonces, ¿En qué más podría pensar?



Seis meses después de su hospitalización, las sesiones de Adela con el Dr. Menendez se redujeron a una vez por mes. La plática sobre los medicamentos se hizo menos frecuente, y la propia rutina de Adela con sus medicamentos se hizo más suelta. Para su sorpresa, descubrió que si se saltaba sus medicinas por un día o dos, no sentía la diferencia. Y con esta realización, los períodos de tiempo sin medicación se hicieron más pronunciados,  más frecuentes, y deliciosamente sin ninguna consecuencia negativa.


Era hora del gran experimento. Adela primero se quitó el antidepresivo, con una simple búsqueda en Google encontró la forma de manejar esto. Luego se fue de su estabilizador del humor, también abordó la tarea a conciencia - o al menos eso creía. Y  en la siguiente  visita con el Dr. Menendez, que era como la última, Adela le confirmó al Dr. Menendez su agradecimiento ya que los medicamentos le habían sido de mucha ayuda. Esta misma mentira también funcionó con sus padres.

Poco a poco, la exuberancia por la pintura retornó. Aunque su sentido de la emoción y el renacimiento llegó justo a tiempo, también tenía una buena cantidad tiempo para  ponerse al día en la preparación de su cartera de aplicaciones. Sin embargo, sin la ayuda del Dr. Menendez Adela se  sintió cautelosa, casi hipervigilante, con respecto a su estado de ánimo y energía. Ella no quería explotar ni volver a la locura de la primavera pasada.


Hacia el final del otoño en su último año,  Adela se sintió demasiada estresada. Había mucho que hacer y no hay tiempo suficiente para hacerlo todo. Cada vez que sentía los  ataques de energía. Y mientras ella disfrutaba de su productividad durante estos períodos, también era consciente de que estaba jugando con fuego. En las noches que no pudiera dormir ella se recostaría  en la medicina para la tos o el alcohol para mantener las cosas tranquilas. Pero no se podía calmar, incluso en sus sueños, era una creciente sensación de agitación y urgencia. Entrar en la escuela de arte se convirtió en un todo su mundo,  esta meta no era negociable. Además, ella sólo consideraría la aplicación de programas de bellas artes  la mejor  calificada  y superior de la nación, haciendo caso omiso de los consejos importantes que le sugerían para  aplicar al menos a una universidad dónde por lo menos fuera asegurada su entrada.

A principios de enero Adela al fin había presentado cuatro aplicaciones universitarias. En lugar de sentirse aliviada, sin embargo, se sentía atada en nudos. Lo único que podía hacer era esperar a ver si sus esfuerzos habían sido suficientes. La intensidad era familiar, aunque no estaba fuera de control o notable  por otras personas . Pero a diferencia de la primavera pasada ahora se sentía más miedo. El recuerdo de Adela del hospital era muy claro, mientras trataba desesperadamente de aferrarse a la estabilidad  sin dejar ver cuán frágil se sentía.

A mediados de febrero Adela recibió su primera carta de rechazo, dos semanas más tarde, el segundo, y para mediados de marzo, dos más. Ella le dio bien duro estas noticias. Ella no podía bajarle al tono de esa sensación molesta de  fracaso e ineptud, y sus pensamientos se desbordaron al enojo, molesto,  borde de un severo auto- castigo. Ella sabía que ya no podía mantener  en control su agitación, y ella también sabía que no tenía más remedio que enfrentarse a la gran metida de pata en la que se metió. Menos de una semana después de la última carta de rechazo, los padres de Adela la encontraron en un charco de sangre en el piso del  cuarto de baño con ambas muñecas cortadas profundamente. En el momento en que ella llegó al hospital estaba casi muerta. Cuando finalmente recuperó la conciencia en la unidad de cuidados intensivos, una vez más se sintió  sin ninguna  expresión, aunque esta vez no fue por las drogas, sino por el reconocimiento de que ella todavía estaba ahí junto con su trastorno bipolar.



Todas las personas con trastorno bipolar tienen su propia historia, y no hay dos que sean iguales. Cuando se escucha a la gente que comparte su experiencia bipolar, empezamos a escuchar algunos temas recurrentes. Uno que se destaca con Adela  es su sentido de que algo estaba mal, pero no quería enfrentarlo.

Dios me los bendiga, sigan enviando sus consultas por email dando click al siguiente enlace  http://www.dracaroline.com/p/consultas-psicologicas-personalizadas.html

DraCaroline

viernes, 30 de mayo de 2014




La opinión popular de que es mejor no tocar los temas de religión ni de política en las conversaciones no siempre se aplica a la terapia de pareja, porque estas áreas reflejan y confirman la identidad de las personas, y configuran sus ideas de la vida y del mundo. En la mayoría de los casos, los terapeutas deben de respetar las opiniones de las personas, y utilizar el significado de estas opiniones  como parte de la terapia, pero hay veces que esto es inapropiado. Cuando las personas tienen creencias que realmente son o pueden ser peligrosas para ellos mismos y/u otras personas, incluyendo las creencias que son “política” en el sentido más extenso para reforzar el poder interpersonal, no se aplica la ética de la neutralidad ni tampoco  la tolerancia en la terapia de pareja, sino que es responsabilidad social, personal y profesional.

Podría darse confusión cuando surge un malentendido entre las opiniones del propio terapeuta con respecto a la cultura de otra persona, en especial cuando la pareja que es de otra cultura lo pudiera interpretar como racista. Siempre hay una minoría que se opone activamente a las creencias religiosas y políticas más dañinas obsoletas de su propia cultura, a menudo con mayor riesgo para ellos, y al identificarse con estas personas valientes, el terapeuta demuestra su apoyo a los mejores elementos de aquéllas culturas.

Los terapeutas no deben dudar en aferrarse a sus propios valores en estas circunstancias, y deben traer a colación aquéllos valores en juego en su consejería por medio de preguntas diseñadas para ayudar a las personas a ver los resultados reales de sus opiniones y, por conclusión, reconsiderarlas. También puede ser necesario que el terapeuta presente abiertamente su posición, sobre todo si es desafiado directamente.


www.dracaroline.com
El terapeuta tiene que saber ser ético e íntegro en sus valores
Abordar las actitudes religiosas y políticas perjudiciales en poder de uno o de ambos cónyuges, no cambian o modifican sus opiniones, ya que están arraigados, cargados de emociones, y habitualmente racionalizada, pero hay buenas razones para hacer el intento. Sesiones bien realizadas en  dónde las opiniones que son perjudiciales  son abiertamente  discutidas, pueden producir algún cambio. Inclusive  si esto no sucede,  se siembra la semilla de la duda,  con la posibilidad de que florezca más tarde. Si ninguna de estas posibilidades llegar a buen término, el consejero, al menos, ha sido testigo de sus propias  posiciones éticas.

En la terapia de pareja  en dónde uno o ambos de la pareja están influenciados por las ideas religiosas nocivas, la negativa del terapeuta para validar estas creencias será importante para aquéllos cuyas vidas se ven afectadas de manera adversa. Una mujer que sea víctima de la intolerancia de una secta fundamentalista que sostiene y cree que las mujeres están destinadas por la deidad para un papel exclusivamente doméstico, obtendrá un sentido de apoyo por su oposición a su marido y al sexismo de su cultura. Una pareja gay cuyas dificultades en la relación están empeorando con la desaprobación de su iglesia, su sexualidad se sentirá validada y apoya por un terapeuta que se muestra en desacuerdo con la clara postura de la iglesia.
¡No al racismo!

El siguiente relato ilustra la terapia de pareja con creencias políticas muy distintas a las mías se enlaza con ejemplos reales.

Ricardo y su esposa embarazada, Julia, vivían en una habitación muy estrecha y húmeda. Julia se empezó a deprimir, y su médico le había referido a un psiquiatra que acababa de comenzar a verla. La relación de Ricardo y Julia había comenzado a deteriorarse por el estrés y la preocupación de esta situación. Ellos habían solicitado al ministerio de vivienda local  por una casa, pero había una larga lista de espera. Ricardo mencionó que  esa gente apoyaba solamente al partido político del gobierno como "siempre se les da prioridad a los negros a la  hora de conseguir vivienda"

No toqué el tema de las tensiones que había en la relación de la pareja, ya que parecía claro que éstos se aliviarían si su problema de alojamiento se resolvía. La prioridad era ayudar a maximizar sus posibilidades de mudarse.

Yo estaba sorprendida y consternada por lo  que dijo Ricardo sobre la inmigración y la asignación de la vivienda, pero si hubiera de inmediato rechazado estas ideas y actitudes,  los tres podríamos haber entrado en una discusión, lo que habría puesto en peligro la consejería; por otro lado, yo tenía el deber profesional y ético de no ignorar (y por tanto indirectamente validar) la mala información y el racismo en la narrativa de Ricardo.

Así que invité a la pareja que presentara en detalle los obstáculos para conseguir casa, y describieran los efectos que estaba teniendo en sus vidas. Entonces nos fijamos en las medidas que hubieran adoptado para mejorar sus posibilidades de lograr apartar una vivienda. Este tema ocupó la mayor parte de la sesión. Sugerí que podrían obtener ayuda en el departamento de vivienda, y discutimos juntos si Julia podría preguntarle al psiquiatra o al médico que le escribiera una carta al Ministerio como apoyo a la solicitud de ellos  por razones médicas.  De esta forma, les demostré que tomé su problema en serio y además que tenía unas sugerencias prácticas para ofrecer. Ellos no habían pensado nada de esto, y por mucho tiempo empezaron a tener esperanza de que si se podía lograr su sueño.

Al final de la sesión, les comenté si podíamos mencionar algunas ideas sobre la inmigración y el ministerio de vivienda que podría ser interesante para ellos. Ellos dijeron que si, así que les leí algunas secciones. Tanto Ricardo como Julia me escucharon como que no les impactó  a medias o nada, pero les agradecí por escucharme y apartamos una sesión para 5 semanas más tarde. Así Ricardo iría al Ministerio de Vivienda y Julia al doctor. A las 4 semanas me habló por teléfono Ricardo para cancelar la sesión, el médico escribió la carta al Ministerio y al parecer les adelantaron un puesto en la lista. Sentí esa sensación que  por motivo de haberles leído el texto directamente contradiciendo así sus opiniones, les ayudó a decidir no seguir la terapia conmigo, pero también supe que mi ayuda había sido fundamental al solucionarles su problema, y no había esquivado el reto profesional y ético de presentar pruebas contra el racismo que se les había contagiado.

Dios me los bendiga

DraCaroline

jueves, 29 de mayo de 2014



Desde hace tiempo se conoce que varias drogas que se venden en la calle, son utilizadas por personas que desarrollan su primer episodio agudo de esquizofrenia, y que los pacientes y sus familiares a menudo culpan el primero episodio a estas drogas. Aunque  se da  un mayor consumo de drogas en las personas que están desarrollando esquizofrenia comparado con las personas de edades similares que no usan drogas, ha sido motivo de controversia que fue lo que realmente vino primero, el abuso de la droga o la esquizofrenia.


¿Podrían provocar la aparición de la esquizofrenia ciertos medicamentos?, ¿O el tener leves señales emocionales  de " pre- esquizofrenia " hace que la gente
alivie sus emociones o conductas desagradables, mediante la experimentación con las drogas? Algunos de los datos recientes provenientes desde Europa, indican que  algunas personas que son consumidores frecuentes del uso de cannabis (marihuana), específicamente durante la adolescencia, podría ser el factor disparador  el uso de esta sustancia. Sin embargo , en general se cree que debido a que muchas personas que utilizan el cannabis u otras drogas con frecuencia no les da esquizofrenia, podría sospecharse la presencia de una predisposición genética de la enfermedad. En su defecto, el uso de drogas puede simplemente acelerar más lo que es ya una enfermedad predeterminada.

El consumo de drogas se asocia  a la aparición más temprana de los primeros síntomas de la esquizofrenia, y con una evolución más precaria, y esto se aplica en especial  al género masculino con la enfermedad, ya que los hombres tienden abusar de las drogas notablemente más que las mujeres.


El tipo de medicamento que puede ser perjudicial también depende de que tan popular sea durante una época en particular y lo que se consiga más rápidamente. Estos factores, por supuesto, varían geográficamente en todo el mundo y con el tiempo.

Hay varias drogas que  han sido utilizados y que fueron populares en diferentes momentos  también conocidos con varios nombres en las calles, e incluyen las anfetaminas (velocidad o éxtasis) , PCP ( polvo de ángel), dietilamida del ácido lisérgico ( LSD) , y cannabis ( hachís, marihuana) . LSD era tan frecuente en la década de 1960 que se popularizaron canciones sobre su uso (por ejemplo,” Lucy en el cielo con diamantes " de los Beatles ) . Las drogas LSD y PCP se consideran  alucinógenos en las personas normales,  aunque otras drogas se han utilizado en distintos momentos,  mientras que el cannabis en individuos normales produce una agradable sensación de bienestar, y sólo una pequeña porción de las personas sufren reacciones adversas, tales como alucinaciones o experiencias tenebrosas.  El cannabis sigue siendo la droga que se usa con mayor frecuencia entre los adolescentes en los Estados Unidos. Por desgracia, si se abusa y se utiliza con mucha frecuencia, tiene consecuencias adversas  en el funcionamiento del consumidor, independientemente de que lo lleve a la esquizofrenia.


Dios me los bendiga,

DraCaroline

miércoles, 28 de mayo de 2014

http://www.dracaroline.com/2014/05/como-detectar-si-te-encuentras-dentro.html
En paz descanse la estrella Lee Thompson sufría bipolaridad

Podría llegar ese momento en que le pasara por la mente, que ya no necesita los medicamentos. Todos los pacientes de bipolaridad han pasado por esto. Cuando los medicamentos están funcionando así como debería ser, el paciente se siente mucho mejor, pero es más fácil pensar que ya no los necesita. Una vez que haya dejado de tomarlos, y los efectos secundarios se hayan desvanecido, se sentirá muy bien, lo que pareciera ser una prueba más de que se puede vivir sin el medicamento porque se siente bien. Luego, semanas más tarde, usted tiene un nuevo episodio de hipomanía, manía, depresión, o las tres cosas juntas, y ya está de vuelta al punto de partida, o sea peor. Les animo a que no tomen este camino.

Imagínense una fábrica que le toma varias semanas producir su producto. Esto es lo que el cerebro es: una fábrica que produce constantemente neurotransmisores, receptores, las nuevas células nerviosas, “fertilizantes cerebrales” y mucho más. Sólo que la fábrica es lenta. Los medicamentos que toma  aumentan la producción de esta fábrica de productos. Si dejar de tomar los medicamentos, el impulso que empezó semanas atrás todavía estará circulando a través de su sistema, independiente de las drogas que inició el proceso. Esta es la forma en que usted se está engañando, haciéndole creer que ya no necesita los fármacos. Usted los ha detenido, usted está libre de alguno de los efectos secundarios desagradables que constantemente le sirvieron para recordarle en primer lugar que estaba ingiriendo medicamentos. No hay nada que le diga que los efectos beneficiosos de los medicamentos sigan aún trabajando después de la última  píldora. Inclusive, podría decir “Bueno, entonces voy a dejar de tomar mis medicamentos hasta que tenga una recaída, y luego volver a tomarlas hasta que me sienta mejor. ¿Qué hay de malo en eso?” Un montón!!!

Imagínese que tiene un esguince de tobillo. Cada vez que sufre un esguince de tobillo, el tobillo se hace más débil; se necesitará menos fuerza para causar otro esguince. El cerebro es en realidad muy similar. Deseamos que no tengan otra recaída y así ahorrarles sufrimiento. Cada vez que se tiene una recaída, se vuelven más vulnerables a los futuros episodios, episodios más frecuentes, episodios más graves, los episodios  resistentes a los medicamentos, y los episodios provocados por poco o ningún estrés. Usted no quiere ir ahí. Así que, por favor, cuando se sienta bien y esté convencido de que no necesita medicamentos, haga una pausa. Empiece a leer los artículos sobre bipolaridad que he escrito en esta página. Encuentre específicamente este artículo. Lea esta sección nuevamente. Manténgase  con sus medicamentos  y ¡consulte a su psiquiatra!

Dios me los bendiga,

DraCaroline

La depresión forma parte del marco bipolar, sin embargo, no le será de ayuda el uso rutinario de los antidepresivos. Inclusive podría empeorar las cosas. El uso de antidepresivos en personas bipolares lo llevará a un mayor riesgo de sufrir  hipomanía o manía. Cuando se le ha diagnosticado con trastorno bipolar y se encuentra en medio de un episodio depresivo mayor,  el tratamiento más seguro son los fármacos de estabilización del ánimo. Lo que se sigue practicando en la actualidad, es tratar con un antidepresivo sólo después de que se hayan tomado uno o más estabilizadores del estado de ánimo, ya que los estabilizadores del estado de ánimo impiden que el antidepresivo cause un episodio maníaco. Si se le prescribe un antidepresivo, deberá ser monitoreada la respuesta  al medicamento de cerca por el médico que lo está tratando. No querrá terminar en un hospital a causa de un episodio maníaco provocado por el medicamento.

Dios me los bendiga,

DraCaroline

martes, 27 de mayo de 2014


Maltratar al anciano, al abuelo NOOOO!!!


El envejecimiento de la población ha llevado a un aumento en el número de adultos mayores que necesitan diferentes niveles de atención. Esta atención recae con frecuencia  en sus hijos adultos o cónyuges, que pueden carecer de los recursos para cuidar adecuadamente de ellos. El mejor camino que puede tomar el médico es preguntar para obtener información  sin criticar a los cuidadores. Por ejemplo, diciendo, “Parece ser que el cuidado de tu mamá está resultando muy agobiante. ¿Alguna vez has pensado que no puedes manejarlo? Es mejor que recibir  una acusación por maltrato para motivar a pedir con alivio una solicitud de ayuda. No es obligatorio que se reporte  maltrato a los ancianos,  pero debe alertarse y sospechar cuando se presentan ciertas situaciones, incluyendo pacientes de edad avanzada que están sucios, descuidado, o desnutridos; que tienen lesiones inexplicables; o que repetidamente se presenten  al servicio de urgencias sin patología médica clara o con condiciones médicas que son el resultado del incumplimiento del tratamiento que se supone debe ser monitoreado o administrado por los miembros de la familia.


Dios me los bendiga,

DraCaroline


En la mayoría de los estados,  los médicos tienen la obligación de reportar si se sospecha  abuso infantil. Si un médico tiene la sospecha razonable de que un niño está siendo abusado, ignorado o maltratado por su cuidador, el médico tiene que reportar su sospecha a la agencia propia para el caso. El abuso infantil puede oscilar desde episodios de abuso físico y tortura, hasta el abuso sexual y la explotación, negarle alimento, techo, ropa, o aún servicios apropiados educativos. En el marco del departamento de urgencias del hospital, deberá sospecharse abuso infantil o negligencia cuando 1) los niños les tengan miedo a sus padres o no quieran hablar enfrente de ellos; 2) tiene heridas físicas inexplicables; 3) existe una evidencia de malnutrición o pobre higiene; o  4)o se ha descubierto un excesivo ausentismo escolar. Si un paciente con hijos dependientes es admitido en el hospital, se deberá poner todo el esfuerzo para localizar a alguien que cuide a los niños durante la hospitalización para evitar referir a los niños al servicio de protección infantil.


Dios me los bendiga,

DraCaroline


Hola Dra. Caroline. 
Por favor, necesito ayuda. Tengo 17 años y fui violada cuando tenía 6, por años fue como si lo hubiera "borrado" a veces en pesadillas me venían los recuerdos pero muy borrosos y sólo en fragmentos, despertaba gritando o llorando, con mucho asco hacia mí misma y culpa, y me prohibía volver a pensar en ello, es como si todo el tiempo hubiera estado intentando convencerme a mí misma de que "no era real" y nunca había pasado... hasta hace poco pude recordar con más claridad y tuve que enfrentar esos horribles recuerdos que me matan por dentro, pero NO PUEDO!! No puedo soportarlo, es como si mi memoria estuviera nublada, hecha pedazos, colapsada... es que soy una cobarde y tengo terror todavía cada día... Desde niña tuve muchos problemas por esto, a los 14 años intenté suicidarme y estuve medicada pero siento que estoy peor que nunca desde que "recuperé" más recuerdos de los que tenía... las pesadillas he tenido siempre pero son peores, me autolesiono desde los 11 años y no puedo parar de destruírme, me estoy consumiendo yo misma... estoy muy gorda porque me he dado atracones de comida desde hace años y subo y bajo de peso descontroladamente, he llegado a tener más de 20 kilos de más y ahorita estoy muy mal porque he estado en el hospital recientemente y la doctora me ha dicho que tengo bulimia porque vomito todo lo que como y he bajado de peso en muy poco tiempo y me he desmayado por durar días sin comer y ya no sé qué hacer... necesito ayuda estoy arruinando mi vida y no quiero lastimar a mi familia, no quiero seguir así... me da mucho miedo ir con un psicólogo por las malas experiencias que ya tuve hace tiempo y porque ya no quiero más pastillas, hace meses decidí ir con una psicóloga por mi propia voluntad y me dijo que yo tenía TLP y que debía ver a un psiquiátra y ya no volví más. No quiero medicamentos, no quiero que me digan que estoy loca. Simplemente estoy sufriendo, estoy sola y no puedo más y nadie puede entender mi dolor... me siento SUCIA, avergonzada, culpable, llena de rabia... tengo miedo de mí misma. No sé a quién acudir. Siempre estoy sola por ser "rara", problemática, complicada... pero no puedo huir de mis fantasmas y me estoy apagando lentamente... me siento tan VACÍA. ¿Por qué él me hizo esto? Destruyó una parte de mí que nunca voy a recuperar y me hace mucha falta. Estoy incompleta.
Ya no quiero cortar mi cuerpo porque lo odio y para sentir algo. No quiero seguir comiendo como lo hago, estoy cada vez más gorda y odio mi cuerpo. Me odio. Ayúdeme, no sé qué hacer... encontré su página y al leer los artículos, no sé, sentí que usted podría darme un consejo. No puedo más. No quiero que me vuelvan a internar porque me desmayé o deshidraté... no quiero soportar mi lucha con la comida, las pesadillas, el asco, mi rabia, el miedo, mis maneras tontas de anestesiarme como el alcohol y dañarme. No quiero hacerme más daño pero no sé cómo seguir...
Espero que pueda responderme, muchas gracias por su ayuda y por lo que hace.
Elizabeth.

Respuesta:

Elizabeth, me recuerdas cuando yo tenía 17 años fue el inicio ya del desbordamiento de mi vida. Fue terrible y no quisiera volver nuevamente a esa edad a menos que tuviera la sabiduría de ahora en los 50s. Puedo entender lo que me estás contando, quisiera haber tenido el internet en aquélla época pero no había nada como comunicarse. En aquélla época desarrollé mi primera anorexia casi morí y ni aún así hubiera pensado que me estaba sucediendo, pensé que era un problema alimentario más no era así era un problema más profundo, una señal grito de ayuda. Nunca fui a un psicólogo nadie me llevó y además no confiaba en nadie. Realmente el paciente se siente abrumado cuando le salen a uno con tal diagnóstico, está viviendo uno un infierno y zas! Te salen con tamaño cuento sin dar una solución, lo entiendo.


Aún eres una menor edad pero te explicaré lo mejor que pueda para ser clara en esto. Tienes que seguir tu intuición así como lo acabas de hacer, te abriste y tu niña interior esa niña que fue abusada de niña tuvo confianza en mi niña interior también. Lo has hecho muy bien sin quererlo estás practicando la terapia de exposición escrita. Lo has hecho excelente, sólo que ve añadiéndole más contenido, más detalle, compra un cuaderno dónde puedas expresar por medio de dibujo, arte, a través de colores, sonidos, olores, imágenes, sueños todo lo que esté a punto de salir para que no se pierda. Lo que tienes es un material  negativo que necesita salir e integrarse. Necesitas buscar un par de oídos que te escuche, sólo eso que te escuche sin juicios.
Necesitas hablar y hablar y hablar y hablar sobre lo que sucedió de pequeña, necesitas verbalizar esas emociones y situar esas emociones en la historia de tu vida. No te presiones mucho todo a su tiempo, el hecho de que escribas por internet no es nada comparado al hablarlo en forma presencial, ya que en momentos de crisis necesitarás a esa persona que esté contigo.

Otra cosa no te me enfoques en el peso físico, eso distrae muchísimo, es un síntoma ese desorden alimenticio de su dolor original. Es como un rompecabezas que tienes que ir juntando las piezas. Por no haber integrado a su tiempo la violación, empeoró más el asunto, ya no es la violación sino hay que añadirle el desorden alimenticio, la depresión, la baja autoestima, la auto-mutilación, el auto-odio generado por la vergüenza y la culpa.

La situación es que si no pides ayuda te va a pasar lo siguiente: 1) Te va a robar tu sana convivencia con tus compañeros de la prepa 2) No vas a vivir tu graduación de la prepa como debe ser con orgullo 3) Cuando entres a la universidad vas a estar bien clavada en los estudios, sin recrearte sin vivir esa vida estudiantil preciosa 4)problemas en las relaciones 5)la sexualidad normal de una pareja a pique en el caso de que te cases 6) desarrollo de otros hábitos negativos es decir te va a robar la alegría y belleza de tu juventud. De ahí que tengas que integrar lo que te sucedió, aprender a manejar tus emociones y sensaciones y aprender a vivir. Tienes que convertirte en una sobreviviente como todos lo hemos hecho y no quedarte en el canal de víctima que te llevará a la autodestrucción. Tu tienes derecho a vivir una vida feliz, a estudiar, trabajar, tener esposo e hijos, ser abuelita algún día, envejecer con la cabeza en alto, no dejes que un pedófilo (Dios se hará cargo de esa “aberración”) destruya tu vida.


Una de las ironías del TEPT (Trastorno Estrés PostTraumático) es que las víctimas se hacen daño ellas mismas. Sea “quemarse, golpearse, cortarse, rascarse excesivamente, darse de golpes con la cabeza, utilizar abrasivos fuertes en la piel o el cráneo, darse de picones en la piel con objetos afilados, halándose el cabello o las cejas sin propósito cosmético, insertándose objetos en los orificios, ayuno excesivo, auto-cirugía, excesivos tatuajes o rehusando medicamentos. Esto parece una paradoja. ¿Quién en el mundo aparte del dolor que están experimentando quisiera añadir más dolor? No parece tener sentido, pero sí lo tiene. La persona se hiere como respuesta a un dolor disociativo y agobiante.

Cuando uno se autolesiona lo hace por las 16 siguientes razones:

Expresa dolor no verbalizado.
Intenta convertir el dolor emocional en dolor físico
Paradójicamente alivia el dolor
Es una forma para sentirse vivo.
Proporciona una ilusorio sentido de poder, sentido de dominio y control del dolor.
Intentos de completar lo incompleto
Es una forma de contener las tendencias agresivas y dolor
Ventila poderosas emociones que no se pueden ventilar directamente
Hace que el cuerpo no se vea atractivo para evitar otro abuso
Podría asociarse con momentos de placer
Imita lo que el niño/a ha visto
Puede ser un intento de apegarse a los padres
Podría marcar el regreso a un pasado entendible, familiar
Es consistente con el punto de vista de uno.
Es consisten con el punto de vista de uno de un mundo mutilado y un futuro inexistente
Puede garantizar la seguridad si se da en la hospitalización

El hecho de que te autolesiones no significa que estés loca. Simplemente estás repitiendo lo que tú aprendiste a lidiar con el intolerable dolor. A medida que vayas aprendiendo formas productivas para satisfacer tus necesidades, ya no vas a necesitar más esto. El antídoto es aprender a darte honor y respeto, y aliviarte de formas saludables.

No comentas quién fue quién te violó, alguien conocido o extraño, algún familiar, es importante para pedir ayuda a una persona confiable que te pueda ayudar a localizar a un profesional que te despierte confianza.

Dios me la bendiga

DraCaroline

lunes, 26 de mayo de 2014




Armando encontró la manera para salirse de  las pandillas callejeras, creciendo hasta convertirse en un padre de familia y un empresario trotamundos cuyas habilidades y capacidades lo tenían en demanda. Pero tenía que enfrentarse a los demonios de su infancia, el abuso sexual por parte de su padrino, José. No tenía una pantalla clara de este abuso ya que todo era muy vago, pero él sabía que José lo había abusado por un período de tiempo cuando tenía 7 años.

A finales de los 40s, busco ayuda terapéutica para confrontar los efectos del abuso de José. Por un tiempo tuvo que deshacer en terapia lo que había conseguido como Armando, el consumado hombre de negocios, para encontrar de nuevo aquél niño asustado, Nando, a quién él había silenciado cuatro décadas antes. Como parte de su terapia, Nando se unió a un grupo pidiendo ser llamado Nando

Nando era bien dedicado en el grupo. Cuando él hablaba, ofrecía apoyo a los otros miembros del grupo. Si él hablaba de él mismo, era por lo general sobre lo cansado que estaba del capaz Armando  en el mundo de los negocios, o sobre los problemas familiares que pudiera estar teniendo, o eventualmente, de su rabia hacia su padrino y hacia los padres que no lo protegieron del abuso sexual.


Con el tiempo, Armando reorganizó su negocio, se quedó en casa para darle a Nando un tiempo para recuperarse. Nando se puso más quieto que antes, resguardándose a un lugar dentro de sí mismo dónde nadie lo podía ver ni conocer. Después de meses de silencio casi total en el grupo, comenzó a salir de su capullo. Habló más abiertamente acerca de su abuso, inclusive con clientes empresariales.  Dio voz a su rabia que lo marginaba y lo estaba consumiendo, y a su cinismo, le comentó al grupo la forma de cómo había dividido amargadamente al mundo en víctimas y victimarios: “El mundo está lleno de víctimas o de Joséses- o aún mejor, víctimas-en-entrenamiento o Joseses-en-entrenamiento”.

Unos meses después, Nando se sintió listo para dejar el grupo, con  un inmenso agradecimiento hacia los miembros y los terapeutas. Como él mismo lo dijo “Lo que me hizo bien fue que a través de terapia individual y de grupo, ya no tuve que silenciar este abuso-entre más le decía a la gente, mejor me sentía. Parecía tan simple, pero jamás lo hubiera creído por mí mismo”.

Armando colocó su experiencia de la infancia en palabras, después situó aquéllas palabras en la historia de su vida. Él aprendió la forma de describir cómo se las había arreglado para mantenerse en su mundo y la factura que tuvo que pagar por ello. Él comenzó a desplazarse de un yo a otro sin esfuerzo, siendo superficial  cuando tenía que serlo en el mundo de los negocios, sensible y compasivo en sus relaciones. “Antes, podía habérmelas arreglado para esconderme en cualquier situación mientras mi boca hablaba.  No fue hasta que aprendí que estaba bien estar quieto-no estar al tope de todo-fue que encontré mi voz. La paradoja fue ésa-tenía que estar quieto para encontrar mi voz”.



Dios me los bendiga,

DraCaroline

domingo, 25 de mayo de 2014


¿Qué clase de profesional puede tratar los primeros síntomas de la esquizofrenia?

Respuesta:

Muchos tipos de médicos y terapeutas en la actualidad están tratando los primeros síntomas de la esquizofrenia, y debido a los tipos de servicio en salud en los distintos países, los primeros que detectan los síntomas son los médicos de cabecera, los pediatras o los médicos en el cuarto de urgencias. Dado que las señales de alerta al inicio se parecen a veces a los estados de ánimo cambiantes de los adolescentes, los médicos generales y los pediatras a menudo sugieren que los pacientes “ya se les va a pasar” y  la necesidad  que los padres los controlen.

 Hay muchos casos que han salido a la luz pública de adolescentes con severos trastornos cuyas familias y médicos en un principio conscientes de su comportamiento, no tenían idea que se estaba acercando una psicosis inminente. Un ejemplo lo que sucedió  con los asesinos de la preparatoria The Columbine en el condado de Colorado. Al parecer los padres y los profesores no se habían dado cuenta de los cambios extraños y delirantes que estaban teniendo los chicos que se habían agrupado al tener intereses y pensamientos extremos similares. Ellos estaban diciendo cosas y actuando de una manera que aquéllos que los rodeaban,  deberían de haber detectado  que se estaba elaborando una patología seria. En lugar de eso, ellos habían estado en un programa de detención juvenil, y habían tenido hasta trabajadores sociales que no notaron la caída en pícada.

Casos similares que han pasado en las escuelas se han reportando desde entonces en las noticias.  Es muy común que no se identifique apropiadamente los primeros síntomas de aquéllos,  antes de que se conviertan en una devastadora crisis  peligrosa para las otras personas o para ellos mismos.

Otro incidente famoso fue la masacre en el ferrocarril de  “Long Island”
Esto lo causó un joven adulto quién por varios meses se le estaba incrementando sus delirios y paranoias, pero sus síntomas nadie los pudo reconocer,  hasta una tarde en que abordó el tren suburbano  de la estación Penn en New York con un rifle y asesinado al azar a varios pasajeros.

Aunque no todos los casos culminan en un acto violento antes de ser reconocido, estos son casos extremos de lo que pudiera pasar cuando las señales sutiles se ignoran aún por las personas cercanas a él o ella quién se está enfermando.

Aunque los médicos generales (no psiquiatras) puedan terminar tratando a las personas a comienzos de la esquizofrenia, el mejor tratamiento ciertamente es mejor recibido por un grupo de psiquiatras entrenados versados en las señales iniciales y lo último en medicamentos, sus dosis, efectividad y los efectos secundarios, y cuándo y cómo y por cuánto tiempo medicarlos. Además se sabe que  estos mismos psiquiatras expertos  les dan seguimiento al individuo. Por supuesto que esta clase de cuidado sería lo ideal, pero en la realidad muchas personas con esquizofrenia en nuestros países no tienen seguro o no les cubre el seguro todos los beneficios. Los medicamentos son muy caros, como lo es el cuidado que hay que seguir, y las personas con esquizofrenia no tienen empleos bien remunerados,  o no tienen trabajos regulares con beneficios. De hecho, durante la fase prodrómica (los primeros síntomas), que  a menudo dura unos años, es frecuente que el individuo pierda su trabajo o se salga de la universidad de esta manera renunciando a los benéficos del seguro.

 Espero les ayude.

Dios me los bendiga,

DraCaroline

sábado, 24 de mayo de 2014

Soy la mujer más poderosa del mundo tengo poderes especiales


Si alguna vez has tenido un episodio total maníaco o has visto con tus propios ojos a alguien cercano a ti en medio de uno, es inconfundible su presencia. Imagínense los síntomas de hipomanía que les presente en otra sección. Ahora imagínense aquéllos mismos comportamientos al doble, al triple, o más así se podrán dar una idea.


La persona que está experimentando un episodio maníaco no se está divirtiendo o sintiéndose relativamente eufórico o efusivo. Él o ella no sólo está experimentando pensamientos acelerados de una manera suave o moderada acompañado por una habla acelerada. Es como la válvula que controla el flujo de energía, estado de ánimo, y pensamiento se haya quedado abierta por completo, y cuya apariencia de normalidad o propiedad ha quedado eliminado por la intensidad de la manía. La intensidad de la manía no permite que funcione correctamente, y la persona maníaca se siente muy fuera de control.


El Sueño es muy importante

Cuando la energía aumenta, la necesidad de sueño disminuye.  Esta situación se da tanto en la hipomanía como la manía. En el caso de la hipomanía esta falta de sueño no le causa un daño significativo. Pero si la falta de sueño aumenta más días entonces ya no se puede pensar normalmente.

Común en mujeres  sin tratamiento
Tanto la mente como el cuerpo necesitan recargarse. En especial la mente si no se duerme empieza a desenredarse. Sólo piensen las veces que no han podido dormir bien como uno se siente. Ahora imagine la misma experiencia mezclada con una intensa energía más un pensamiento grandioso acelerado. Bajo presión la manía convierte la sensatez en insensatez. Esta clase de desenredo sucede, cuando la conexión de un pensamiento al siguiente pierde su cohesión, y se convierte en parte de una secuencia  de pensamientos revueltos corriendo como si fuera una cascada. Mientras que el proceso de pensamiento se tumba y rueda, cualquier conexión a la realidad se debilita más y más-si es que no se pierde por completo.  Para la  mayoría de la gente  que interactúa contigo, la forma moderada de la manía se verá como confusión, mientras que la forma extrema se verá como tonterías absurdas. Tu capacidad para ver lo que sucede se ha ido por la ventana. Quedaste atrapado en lo que hayas quedado. Ya no puedes después pensar en las decisiones que haces ni en tu buen juicio. Aquí es dónde la manía se vuelve peligrosa.

Cuando ya no puedes pensar bien entonces se nota un visible aumento de impulsividad.  Si has estado un poco bajo la influencia, sabes de qué estoy hablando; si no es así, puedes ver el caso de Gladiz, la descripción que hace Carmen es más fuerte todavía. Sin embargo, aún cuando Gladiz y Carmen tenían por lo menos algo de control en su conducta, es fácil predecir  que cuando estás en la manía, sin sueño, sin pensar bien, tu mundo claramente se vuelve caótico.

Psicosis


En el lado extremo de la continuidad bipolar, el deterioro de la función mental progresa hacia la psicosis.  Los pensamientos no sólo son veloces y desorganizados, sino que también representan distorsión a la realidad. Esta distorsión toma la forma de pensamiento delirio e ideas paranóicas, tal como creer que te siguen, o que tus amistades son parte de un complot para dar un golpe de estado al gobierno.

La psicosis incluye alucinaciones o la percepción de que algo no es real. Probablemente hayas escuchado de la gente que oye voces o, cuando están bajo la influencia de drogas alucinógenas, viendo cosas que no están ahí. Estas voces y visiones son alucinaciones, distorsiones extremas de la realidad. Pero en la psicosis maníaca, ¡esta distorsión extrema no la causó ninguna droga!



Cuando la manía progresa tanto que afecta totalmente la función mental, se parece a lo que pensamos como “locura”. Si piensas que eres bipolar, o si ya lo sabes, deberías saber que este grado de desenredo mental es raro. La progresión de la manía es tan obvia para la gente  alrededor de la persona con manía, que alguien casi siempre lleva a la persona maníaca a tratamiento, antes de que ocurra la deterioración aguda. Esto les dará alguna idea de que tan importante es contar con una red fuerte de apoyo que lo discutiremos en otro artículo.

Por ahora, tienen un cuadro bastante claro de cómo se ve la manía y que tan distinta es a su pequeña prima la hipomanía. No voy a poner la lista para los síntomas de la manía porque la mayoría de ellos son los mismos que aparecen en la lista de la hipomanía. La mayor diferencia es en la intensidad. En la manía la alteración del ánimo es tan severa que causa una marcada incapacidad en la mayoría de  los campos de funcionamiento.


Dios me los bendiga,

DraCaroline

TEMA DEL PRÓXIMO LIBRO

CUÁLES TEMAS TE INTERESAN

Ultimos comentarios

Etiquetas

Depresión (821) ANSIEDAD (637) TERAPIA DE PAREJA (565) trastorno por estrés postraumático (331) TEPT (319) infidelidad (186) gay (158) Sexo (122) BULIMIA (121) infiel (116) Relaciones de pareja (103) DEPRESION (101) familia (100) Trastorno Obsesivo Compulsivo (84) enamoramiento (84) Hijos (78) infidelidad conyugal (77) depresión mayor (75) CODEPENDENCIA (73) enamorarse (69) TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD (65) MATRIMONIO (64) crisis matrimonial (63) estrés (61) trastornos alimenticios (60) padres (54) TOC (52) ADOLESCENTES (51) CULPABILIDAD (50) depresión adolescentes (50) TRASTORNO LÍMITROFE DE LA PERSONALIDAD (48) TERAPIA SEXUAL (46) TRASTORNO DE PÁNICO (46) depresión adultos (46) TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA (42) aprendizaje (42) Trastorno bipolar (41) TRASTORNO MÚLTIPLE DE LA PERSONALIDAD (40) obsesiones (40) trastorno de identidad disociativo (40) Terapia Cognitiva Comportamental (35) VIOLENCIA (35) CONFLICTOS parejas (34) dolor emocional (34) ESQUIZOFRENIA (32) fobia social (32) educación hijos (30) TLP (28) miedos (28) COMEDORES COMPULSIVOS (27) educación sexual (27) pensamientos negativos (27) manejo del enojo (26) Manejo del estrés (25) como educar a sus hijos (24) infidelidad en las mujeres (24) Pareja (23) TRAICIÓN (23) MENTE (21) desordenes alimenticios (21) Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) (20) FOBIAS (20) TRASTORNO DEFICIT DE ATENCION ADHD (20) DESORDEN DE PERSONALIDAD OBSESIVO COMPULSIVO (19) EDUCACION (19) Muerte (19) PATERNIDAD (18) COMPASION (17) embarazo (17) buscar pareja (16) mujer (16) antidepresivos (15) psicología (15) ENVIDIA (14) bullying (14) crisis de pareja (14) CRITICAS (13) CONFLICTOS ENTRE ADULTOS (12) FAMILIA DISFUNCIONAL (12) EMPATÍA (10) RELAJACION (10) INDEPENDENCIA (9) ENFERMEDAD SEXUAL PAPILOMA (8) COMPAÑERO DE TRABAJO (7)
Se proporciona el contenido de este sitio web sólo para fines informativos generales y no debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico profesional. No utilizar la información en este sitio web para diagnosticar o tratar alguna condición médica o de salud. Si usted tiene o sospecha que tiene un problema médico, contacte inmediatamente a su médico.
Con la tecnología de Blogger.