CUANDO UNA PERSONA NO QUIERE CAMBIAR AÚN CUANDO SU FAMILIA SUFRE

A todos nos encanta escuchar historias con un final feliz. Para mí, me siento felizmente motivada, cuando un paciente entra a terapia con mucho sufrimiento y se va porque ya no siente más dolor. Sólo que no todas las historias tienen un final feliz. Cuando Olga (así le pondremos) se fue de mi oficina, mi corazón se sentía contrito, ya que aún cuando ella no lo mostrara estaba sufriendo. Esta hermosa mujer estaba atrapada en la telaraña de la locura de pasar hambre. He estado en esa prisión anteriormente, y entendía ese dolor, porque yo también me sentí por muchos años herida. Estoy segura que mi amor por ayudar a los demás, surgió precisamente del sufrimiento interno en la que viví por tantos años y con la ayuda de Dios salí adelante. Pero trabajar con Olga me enseñó algunas lecciones: vivir en la inseguridad y en especial aceptar mis propias limitaciones. A través de sus altas y bajas durante el tratamiento, eso me recordaba que cuando una persona no está lista para cambiar, no hay nada que hacer sino esperar pacientemente.

Tememos más nuestra fuerza que a nuestra obscuridad

No supe nada de ella durante 6 meses y acepté que se hubiera ido para siempre. Cuando repentinamente recibí un mensaje de ella. " Dra Caroline siempre está en mi mente, no hemos hablado desde hace mucho". Ahora tenía algo nuevo que contarme por lo que apartó una cita. Siempre he visto que las personas con trastornos alimenticios quieren cambiar su exterior para sentirse bien por dentro. En este caso quería ir con un cirujano plástico para retirarse una cicatriz que tenía en su abdomen producto de una cesárea.

Me quedo en blanco, no sé que hacer, me siento como un títere de la sociedad

Esta mujer sufría de un trastorno alimenticio con 31 años medía 1.67 y pesaba tan sólo 95 libras. Madre de dos hijos y un esposo que al parecer no se preocupaba por ella. A pesar de que contaba con la ayuda de un psiquiatra, nutricionista y ayuda psicológica de parte mía, no quería realmente recuperarse, se la pasaba quejándose pero no hacía nada positivo por su salud.  Tenía una personalidad obsesiva y perfeccionista. En un viaje que hizo con su familia en el último mes, se arriesgó a lanzarse a la playa aún cuando existía una advertencia de que el tiempo era malo, y casi se ahoga a no ser por los rescatistas que la recogieron aún con vida. Cuando le pregunté "¿Qué mensaje le enviaste a tu esposo y a tus dos hijos en esta situación?. Me respondió "Quisiera que ahí mismo hubiera terminado todo".

Le tomé por la mano  y le dije "Sé que regresarás a mi consultorio cuando estés lista". Es decir sabía que algún día llamaría para pedir ayuda. Pero habló tan sólo para comunicarme que quería hacerse una cirugía en su vientre porque le daba rabia y vergüenza que su barriga no fuera plana.

Cuando una paciente no se recupera, no me echo la culpa ni a mi ni a los pacientes, sino al hecho de que hay algunos pacientes que se les hace más difícil soltar sus cadenas. Aún busco las respuestas: herencia, bioquímica, predisposición genética. Hace poco, se hizo un estudio en que se encontró que el cerebro no se llega a desarrollar cuando hay maltrato infantil físico, sexual y emocional. Tal vez un día entendamos porque la terapia no les sirve a ciertas personas.

Es difícil enfrentar la realidad, de no haber hecho la diferencia- o por lo menos no lo que yo quería. Tal vez nuestra relación terapéutica  le ayudo a sobrevivir.  A veces cuando me atraviesan estos pensamientos en mi oficina, recuerdo los pacientes que llegan con un rostro sombrío y salen muy contentos, y a otros se les hace sumamente difícil cambiar. Siempre he creído que el dolor emocional surge a partir de una profunda desconexión con uno mismo, con los demás y con el universo. La meta en terapia es reparar esos eslabones rotos, ayudando a los pacientes a desarrollar su capacidad para amar y experimentar alegría.

Dios me los bendiga, sigan enviando sus consultas a dracaroline@dracaroline.com que con cariño y respeto orientaré.
Su amiga del alma,
DraCaroline



2 comentarios :

  1. buena tarde


    hace varios dias me entere que mi novio sufre de bulimia hace aproximadamente 4 meses, yo no estaba enterada de esto. me di cuenta porque una familiar de el me pidio ayuda ya que no sabia que hacer yo le pregunte que sucedia y el me dijo que no pasaba nada que el se sentia bien, hace dias el se lleno de valor y me confirmo que realmente estaba sufriendo de bulimia y que ya estaba desesperado llego a tal punto en que esta vomitando sangre el requiere ayuda pero no se como ayudarlo ya que el en estos momentos esta en otro pais, yo me siento muy mal y estoy deprimida ya que lo amo mucho y el me dice que siente que se esta muriendo pero no se como ayudarlo ya que la distancia me lo impide quiero que me de un consejo ya que lo quiero ayudar y quiero estar con el para ayudarlo a salir de esto pero la verdad no me siento con fuerzas ya que esto ha sido muy duro para mi pero por el amor que le tengo voy a ser fuerte y lo voy ayudar por eso recuro a este medio para que me ayuden aconsejandome e informandome que puedo hacer para ayudarlo a salir de esta enfermeda no quiero que se me muera.


    agradezco la ayuda de corazon.


    feliz tarde


    mil gracias

    ResponderEliminar
  2. Estimada Anónima:

    VALIENTE MUJER DIOS ME LA BENDIGA!!!

    Lo primero que tiene que hacer es saber que usted no puede hacer nada, absolutamente nada porque no sabe en lo que se está metiendo.

    La bulimia es una adicción espantosa horrible, es una droga sólo que la droga es la misma comida.

    ¡pobrecito! dile que me escriba por favor. Ni la misma terapia aún les ayuda. Cuando a uno ya les sale sangre, ya es lo último tocó bien fondo, ahí es cuando te das cuenta que estás en peligro.

    Primero tiene que pedir él ayuda en un hospital psiquiátrico, espero tenga ayuda social el seguro social de su país.

    Tiene que confrontar a sus padres y decirle lo que sucede. Estoy segura que alguien ya lo sabe, aún cuando algunos padres se hacen los chivos locos y como que no pasa nada.

    La bulimia es parecida a la adicción al alcohol, es como si tu anduvieras de novia con un alcohólico para que te des una idea de lo que estás metiendo.

    Mientra él no pueda superar su bulimia no vas a poder con esa rival, no es una mujer es una adicción.

    Deseo que me escriba tu novio para orientarlo que tiene que hacer en esa ciudad dónde vive.

    Díselo por favor, ese pobre chico está metido en un lío bien fuerte.

    PERO LA BUENA NOTICIA ES ESTA: SE PUEDE RECUPERAR COMO CUALQUIER ADICCIÓN Y PUEDE ENFRENTAR SUS MIEDOS Y DEMONIOS QUE TRAE POR DENTRO POR DECIRLO ASI.

    Sé lo que le sucede yo en mi adolescencia sufrí de eso y es ESPANTOSO, NO SE LO DESEO A NADIE, ES HORRIBLE SUFRÍ DE ANOREXIA Y BULIMIA HORRIBLEEEE.

    Dile que me escriba, SÉ QUE LE ES MUY DIFICIL IR AL PSIQUIATRICO Y MÁS CONFIARLO A SUS PADRES, más adelante voy a escribir para ustedes un artículo para los familiares cercanos de personas con bulimia.

    Dios me los cuide y bendiga,
    DraCaroline

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...