miércoles, 11 de enero de 2012

EL AMOR Y LAS APARIENCIAS



Revista de Padres WadooaParecieran tan importantes las apariencias, ya desde chiquillos en la escuelita empieza la competencia y las comparaciones, ni que decir en la adolescencia es un verdadero infierno. La mayoría de nosotros cree que nuestra apariencia es una prioridad, y trabajamos muy duro para vernos de cierta manera. Esto es especialmente cierto para las mujeres, por supuesto, y es muy difícil de superar esta condición, porque hay mucho miedo de que traiga drásticas consecuencias el no mirarse bien.


Para muchas personas, la apariencia es lo más importante, y con frecuencia tiende a seguir siendo importante hasta la muerte. Por ejemplo, he escuchado de madres que han muerto por un cáncer devastador en los huesos, y en el lecho de muerte quieren verse lo mejor posible en sus rostros. Aún en ese momento esas mujeres quieren dar lo mejor de sí mismas, no viendo su belleza a esa edad  de la vejez, aún sin permitirse ser sólo lo que ellas son.


Nuestra apariencia denota como las demás personas reaccionan ante nosotros la primera vez que nos ven. Sin embargo, no es tan importante como pensamos. Sufrimos por ello tratando tan duramente de vernos como otras, en lugar de que nos vean como somos. Todo este desgaste por tratar de vernos mejor, gasta mucha energía para las cosas que son más importantes y que llenan en la vida.

Ese es el problema-cuando nos vemos consumidas con nuestra apariencia, no le estamos concediendo la atención y la en energía a otras cosas que son más significativas, más importantes y que valen la pena. No descubrimos que cultivar la bondad nos llena más que cultivar la belleza. No nos damos cuenta que la belleza que está ahí, dentro de nosotros y en los otros, es como somos realmente.

Se contradice la belleza interna y la belleza externa, ya que le prestamos tanta atención y energía a la externa. A todo lo que le ponemos nuestra atención y energía reflejan nuestros valores.  ¿Valoras más la belleza exterior de la interior? Tal vez digas que no, ¿Pero a qué le estás poniendo tanta energía y atención? ¿cuáles son tus pensamientos? La cosa chistosa es que los demás nos aman por nuestra belleza interior, la única forma de expresar nuestra propia esencia  de lo que somos, aunque los atraigamos por nuestra belleza exterior. Sin embargo, este encanto no significa mucho, si ellos también no se enamoran de nosotros. Lo que la gente la enamora no es nuestra belleza exterior ( ESA ES ATRACCIÓN O ENCAPRICHAMIENTO, NO AMOR), pero algo mucho más sublime- nuestro ser. Ellos nos aman porque nos ven cualidades bondadosas que pertenecen a nuestra esencia: bondad, creatividad, gentileza, alegría por la vida, paciencia, compasión, valor, sabiduría, fortaleza, claridad y más.

La belleza de envejecer con alguien, es la oportunidad que se presenta para realmente reconocer que las apariencias no importan. Observas los cambios que tiene tu amado ante tus ojos en una mujer anciana u hombre anciano, pero lo amas o la amas más que nunca, no por cómo se vea él o ella, sino porque amas al ser amado- amas cómo él es o ella en el mundo y contigo. Eso es cuando realmente te das cuenta que las apariencias son falsas.

Las apariencias nunca fueron tan importantes. Solo tú pensaste que así era.  Sólo porque la mayoría de las personas creen que las apariencias son importantes no significa que lo sean. Las personas se encuentran bajo la ilusión que las apariencias son más importantes de lo que ellos son, lo que crea que la realidad de alguna manera- parezca verdad. Esta ilusión cultural hace más difícil descubrir la verdad- que las apariencias no son tan importantes. Pero la vida es sabia y nos envejece para que descubramos la verdad. Es una de las lecciones más grandes de nuestras vidas, aunque nos tome toda una vida para aprenderlos.

Si nos damos cuenta que las apariencias no son tan importantes, entonces veremos la vejez como algo que nos hace sentir tan afortunados, nos concede el regalo de finalmente relajarnos, y dejar la pendejada de mejorarnos físicamente cada día. Finalmente le ponemos atención a lo que es importante-en amar a los demás (y nosotros) así como somos. Este es el regalo más grande que podemos ofrecer a los demás y a nosotros, y la cosa más importante que podemos hacer en la vida.


Dios me los bendiga, de ahora en adelante deseo que las consultas que me envíen me las escriban en este mismo blog www.dracaroline.com de acuerdo al tema que deseen tratar, así todos nos ayudamos y aprendemos juntos.
Su Amiga del Alma
Share:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

© PSICOLOGA CAROLINE All rights reserved | Theme Designed by Seo Blogger Templates