sábado, 26 de junio de 2010

Matrimonio clínicamente muerto


Cuando una relación anda mal, no sólo corre peligro el presente y el futuro de la pareja, sino también el pasado. La mayoría de las parejas se casan con grandes esperanzas y expectativas. En los matrimonios felices, los cónyuges miran atrás con cariño, tienden a recordar los momentos buenos en lugar de los malos. Recuerdan lo bien que se sentían al principio, lo emocionante que fue conocerse, y lo mucho que se admiraban. Cuando hablan de los tiempos difíciles, glorifican las luchas a que se enfrentaron juntos. Pero cuando una pareja va mal, la historia se escribe de nuevo, pero para peor: les resulta difícil recordar el pasado, no se acuerdan de nada bueno, y nunca encuentran recuerdos positivos de la otra persona.

Cuando una pareja llega a este punto, el fracaso es casi inevitable. En la superficie puede parecer que no pasa nada: no discuten, no muestran desdén, hablan con calma... Pero lo cierto es que el matrimonio está clínicamente muerto. Algunas personas abandonan el matrimonio divorciándose. Otras lo hacen simplemente viviendo vidas separadas bajo el mismo techo. La convivencia se convierte en un tormento. Según John Gottmann, existen cuatro etapas finales que señalan la muerte de una relación:

1. Considerar que los problemas matrimoniales son muy graves.

2. Hablar parece inútil. Cada uno intenta solucionar los problemas a solas.

3. Empiezan a llevar vidas separadas

4. Se sienten solos. Llegados a este punto, uno de los dos puede tener una “aventura”, que por lo general es un “síntoma” de la muerte de un matrimonio, y no su “causa”.

Pero “nada acaba hasta que todo se acaba”. Incluso en este momento, es posible, y vale la pena, hacer renacer la amistad.


0 comentarios :

Publicar un comentario

TEMA DEL PRÓXIMO LIBRO

CUÁLES TEMAS TE INTERESAN

Etiquetas

Depresión (933) ANSIEDAD (730) TERAPIA DE PAREJA (659) trastorno por estrés postraumático (353) TEPT (341) infidelidad (204) gay (175) Sexo (138) BULIMIA (128) infiel (120) TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD (108) Relaciones de pareja (103) MATRIMONIO (101) familia (101) DEPRESION (100) Trastorno Obsesivo Compulsivo (99) enamoramiento (84) obsesiones (82) Hijos (80) miedos (79) depresión mayor (77) infidelidad conyugal (77) crisis matrimonial (76) CODEPENDENCIA (72) enamorarse (70) TRASTORNO DE PÁNICO (68) trastornos alimenticios (66) TOC (65) estrés (63) TLP (62) FOBIAS (58) TRASTORNO LÍMITROFE DE LA PERSONALIDAD (58) padres (57) ADOLESCENTES (53) CULPABILIDAD (52) TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA (50) depresión adolescentes (50) CONFLICTOS parejas (46) TERAPIA SEXUAL (46) depresión adultos (46) fobia social (46) aprendizaje (44) ESQUIZOFRENIA (41) Trastorno bipolar (41) TRASTORNO MÚLTIPLE DE LA PERSONALIDAD (40) trastorno de identidad disociativo (40) VIOLENCIA (39) Terapia Cognitiva Comportamental (36) dolor emocional (34) educación hijos (31) COMEDORES COMPULSIVOS (29) pensamientos negativos (29) educación sexual (26) manejo del enojo (26) Manejo del estrés (25) como educar a sus hijos (24) infidelidad en las mujeres (24) MENTE (23) Muerte (23) Pareja (23) TRAICIÓN (23) desordenes alimenticios (21) Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) (20) TRASTORNO DEFICIT DE ATENCION ADHD (20) DESORDEN DE PERSONALIDAD OBSESIVO COMPULSIVO (19) EDUCACION (19) COMPASION (17) PATERNIDAD (17) ENVIDIA (16) buscar pareja (16) antidepresivos (15) bullying (15) crisis de pareja (15) mujer (15) psicología (15) embarazo (14) CRITICAS (13) CONFLICTOS ENTRE ADULTOS (12) FAMILIA DISFUNCIONAL (12) EMPATÍA (10) RELAJACION (10) INDEPENDENCIA (9) ENFERMEDAD SEXUAL PAPILOMA (8) COMPAÑERO DE TRABAJO (7)
Se proporciona el contenido de este sitio web sólo para fines informativos generales y no debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico profesional. No utilizar la información en este sitio web para diagnosticar o tratar alguna condición médica o de salud. Si usted tiene o sospecha que tiene un problema médico, contacte inmediatamente a su médico.
Con la tecnología de Blogger.