sábado, 25 de octubre de 2008

Cómo manejar los sentimientos de un duelo

Cómo tratar los sentimientos del duelo

El dolor tremendo por la muerte de un ser querido puede suscitar emociones que parecen muy difíciles de soportar o que asustan por su intensidad.

Ud. puede esperar sentir desolación o desespero; pero puede sorprenden al sentir una culpa intensa, ira, cólera, rabia o celos de las personas que no han perdido a un familiar tan querido como el suyo, incluso alivio por el fallecimiento de la persona querida.

Lo más importante es que sepa que sus sentimientos no son "raros" ni le van a "volver a loco": son absolutamente normales.

Existen ayudas para que Ud. llegue a aceptar y entender sus emociones. Pueden ser otras tantas formas de encontrar alivio a su sufrimiento, el buscar información sobre el proceso de duelo, hablar de sus sentimientos y problemas con una persona de su confianza, escribir en un papel sus estados de ánimo y emociones.

Cuando muere un ser querido

> Ud. puede sentir físicamente:

Un nudo en la garganta,
Tensión muscular.
Pesadez u opresión en el pecho,
lnsomnio
Nerviosismo muy grande o pánico.
Falta de apetito o por el contrario, un hambre insaciable, ilusiones o imágenes del ser querido fallecido: "lo veo", "lo siento".
Dolores de cabeza.
Alteraciones estomacales o intestinales.
Dificultad o imposibilidad de concentrarse.
Ud. puede experimentar emocionalmente:

Tristeza, melancolía, depresión.
Falta de memoria.
Sentimientos de culpa y de reproche; enfado consi'go mismo por cosas que ocurneron o que no ocurrieron en su relación con el fallecido.
Rabia y furia inesperada contra otros, Dios o el fallecido.
Llanto fácil o inesperado.
Cambios de humor,
Sentimiento de incomodidad al estar con otras personas o por el contrario, no querer estar solo.
Sentimiento de que la muerte del ser querido no es real, que en verdad no ha ocurrido nada.
Sentimiento de "vacío"; de haber sido "estafado".
Pueden acosarte pensamientos acerca de "si las cosas hubieran ocurrido de manera diferente".
Miedo lo que va a pasar, ahora y en el futuro,
Dudas y preguntas acerca del "por qué" de esta muerte.
Deseos de "desaparecer', "de largarse", o de trabajar mucho para evitar o huir del dolor que la pérdida le produce,
Sentir que está enloqueciendo cuando la intensidad de los sentimientos le sobrepasa.
Y también, conciencia de pérdida y de soledad.
Qué hacer para sentir alivio, consuelo y encontrar el camino hacia la recuperación

Cuídese físicamente. Consulte, si es necesario, a su médico de cabecera
En Ia primera época del duelo no se fuerce a comer más de lo que le apetezca. Mantenga luego una dieta sana.
Haga ejercicio fisico, le ayudará a relajarse. Andar es muy conveniente.
No consuma cafeína (café, té, "colas" puesto que aumenta el nerviosismo El alcohol es depresógeno e interrumpe los patrones normales de sueño.
Procure llevar una vida equilibrada donde tenga cabida el reposo, el recreo, el trabajo y la reflexión/oración.
Sea "Paciente" consigo mismo. Recuerde que todo lo que le ocurre es normal, Aún cuando a menudo se encuentre desbordado y desorientado.
Relaciónese. Es importante tener familiares y amigos con los que poder hablar del fallecido. Le ayudará.
Cuente y repita lo que ocurrió cuando falleció su ser querido. Comunique lo que Ud. sintió. Repase los recuerdos, tanto agradables como desagradables alivia. Los buenos recuerdos son muy importantes,
Tenga presente que cada persona llora la muerte del ser querido de un modo diferente. No mida el progreso de su duelo comparándose a otros familiares.
Permítase llorar. El llorar alivia mucho. No combata las lágrimas, déjelas fluir, son una forma de desahogo y de encontrar un "cauce" a su dolor.
Afronte la culpa, constatando que Ud. actuó lo mejor que pudo.
Conozca el proceso de un duelo normal y trabaje su duelo.
Recuerde que el duelo toma su tiempo, y que las emociones y los sentimientos van y vienen. Atraviese el duelo a su ritmo.
Guárdese de ser crítico consigo mismo, consciente o inconscientemente, por expectativas poco realistas

En su vida pueden concurrir otras situaciones que requieran hacer un duelo (problemas ccnyugales, con os niños, el trabajo o los amigos). Estos hechos que ocurren entre los que han perdido un ser querido, pueden complicar el proceso de duelo.

Busque apoyo tanto dentro como fuera de la familia. No espere que la familia pueda dar respuesta a todas sus necesidades. Recuerde que ellos, también están afrontando su duelo.

A muchos se nos ha educado para ser independientes. Nos cuesta pedir ayuda, pero todos la necesitamos. Solicite ayuda y acepte la que se le ofrezca: el proceso de su duelo puede ser diferente y más llevadero

Llegará el momento en que su vida vueva a encauzarse. Quizá ha manejado su duelo manteniendo una gran actividad. Puede ser que éste u otro estilo de duelo no le ayude. Busque nuevas maneras y horizontes: relaciónese más con los amigos, establezca nuevas relaciones, lea, oiga música, propóngase nuevos objetivos en la vida, ayude a otras personas que sufren experiencias similares a la suya,



"Nunca pierda la esperanzas"
Share:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

© PSICOLOGA CAROLINE All rights reserved | Theme Designed by Seo Blogger Templates